La Sole hizo cantar a todo Jesús María


“La chica de Arequito que revolea el poncho” se consagró una vez más en el festival que la vió hacerse grande en la música. Recibió la ovación de un anfiteatro repleto.

Humilde, bella y con la fuerza de siempre, Soledad Pastorutti fue la figura central de la novena noche de Jesús María. Carlos Franco al presentarla, recordó aquel momento en el que “La Sole” marcó el récord histórico en el Festival Nacional de Doma y Folclore en 1998, con 52 mil personas presentes en el anfiteatro José Hernández para verla. Ningún artista ha podido superar esa marca.

La cantante de Arequito abrió su show con Vivir es Hoy. En su saludo inicial felicitó al Festival por los 50 años y recordó con nostalgia su primer paso por Jesús María en 1994. 21 años después, Soledad continúa siendo recibida con la calidad y el amor de siempre por el público que cada año la sigue eligiendo.

“La Sole” marcó el récord histórico en el Festival Nacional de Doma y Folclore en 1998, con 52 mil personas presentes en el anfiteatro José Hernández para verla. Ningún artista ha podido superar esa marca.

La Sole siempre se caracterizó por su solidaridad para con sus colegas en la música, siendo madrina de decenas de artistas que buscan en ella un apoyo. Es normal disfrutar en cada uno de sus shows de voces invitadas, y esta no fue la excepción. En la noche de viernes de Jesús María tuvo varios invitados, entre ellos, Gustavo Corvalán (ganador de La Voz Argentina), Pablo Cordero y su hermana Natalia Pastorutti.

Luego de compartir canciones con ambos, a cada cantante les brindó un espacio para que luzcan sus voces desde el escenario Martín Fierro hacia cada rincón del anfiteatro José Hernández, y de todo el país a través de Canal 10 y la TV Pública.


Su show fue fiestero y bien folklórico. No dejó afuera ninguno de los clásicos con los que revoleó el poncho tantos años: A Don Ata, Aunque me Duela el Alma, De Simoca, La Serenateña, Entre a Mi Pago Sin Golpear fueron algunas de las canciones que hicieron bailar y cantar a todo el público. Pastorutti aprovechó la ocasión para entregarle un regalo al Festival por sus 50 años de historia, que sólo ella podría hacer: un poncho.

Con sólo 34 años, La Sole se ha convertido en una referente indiscutida de la música popular argentina, ganándose el cariño de la gente no sólo por su talento, sino por su carisma, simpatía y humildad.

Fuentes:
Cadena3.com
DiaADia.com.ar

Anterior “Zonda, folclore argentino”, un tributo a la música autóctona
Próximo "Soledad fue el duende de la felicidad del viernes"

1 comentario

  1. Patricia Alejandra
    5 de febrero de 2015
    Responder

    La Sole es lo más grande que tiene Argentina. Es la dicha de poder escuchar a una MUJER que te lo da todo cantando. Y cantando con quien se ponga a su lado. Nunca deja de hacer lo que realmente tiene que hacer. Tiene respeto con el público, respeto con quien va a cantar con ella y hasta respeto con su propia hermana. No dejemos que La Sole, se nos vaya algún día. Respetemos su cariño y también su alegría. Que con el poncho nos siga, haciendo vivir momentos, que no se los lleva el viento y revoleando siempre nos tira su alegría.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.