Arequito y el conflicto del campo


Eran pocos los que, allá por 1969, habían escuchado hablar de la soja en el país. Por esos años, los campos argentinos sólo sabían de trigo, maíz, granos y vacas. Y sin embargo, aquí en Arequito, un pequeño pueblo al sur de Santa Fe que vive y respira agro, muchos productores ya habían comenzado a sembrar y cosechar esta planta originaria de China a la que cada día se le descubrían nuevas propiedades.

Tres décadas después, en Arequito a la soja se la llama “el milagro“. Rodeado de algunas de las mejores tierras cultivables del país, el pueblo se jacta de ser “el corazón sojero del país“. Se estima que el 99 por ciento de sus 7 mil habitantes vive directamente de la comercialización de este producto.

Como una especie de homenaje, desde hace algunos años cada mes de octubre se celebra aquí la Fiesta Nacional de la Soja, que llena de orgullo a Arequito. Un orgullo similar al que sienten sus habitantes con cada paso en la carrera de la hija dilecta del pueblo, Soledad Pastorutti, “La Sole”.

Pero hoy, lejos de vivir en la bonanza que indicarían los excelentes precios internacionales del producto, Arequito parece un pueblo fantasma. Desde el 11 de marzo pasado, cuando el Gobierno nacional anunció el nuevo esquema de retenciones móviles para la exportación de soja y se inició el conflicto con las entidades del agro, toda la economía local entró en un parate que hoy golpea fuerte.

El problema, aclaran, son las retenciones, una palabra que parece concentrar todos los males que los aquejan. Los habitantes, aquí, hacen una cuenta que repiten cada vez que tienen que hablar con alguien venido de afuera sobre el conflicto. Año a año, este pequeño pueblo aporta en materia de retenciones unos 80 millones de pesos. “Es lo que se va desde los campos de Arequito a las arcas del Gobierno por las exportaciones. Es el equivalente a unos 15 años de egresos de la Comuna, incluidos los salarios. Y a 250 veces el egreso en educación primaria y secundaria del pueblo“, detallan.

 

TODO PARADO

Hasta hace poco, todos los domingos, los bares y restaurantes del centro se llenaban de gente. Pasabas por la puerta y veías un montón de camionetas estacionadas. Hoy, apenas hay alguna parejita tomando un café. Nadie quiere gastar nada. Nadie tiene plata, porque está todo parado“.

Walter (que pide mantener en reserva su apellido) pasa la mayor parte de sus días en un pequeño trailer a un costado de la ruta 92 de entrada al pueblo, donde está montado el piquete de productores autoconvocados de Arequito. Y se empeña en explicar cómo cambió su vida y la de sus vecinos desde que estalló el conflicto.

No vive del campo. No tiene tierras y no siembra soja. Es dueño de un comercio de materiales para la construcción en la ciudad que hoy está “cerrado con las puertas abiertas“. “Es una manera de decir que no pasa nada -aclara-. Que nadie entra, que nadie compra, que nadie gasta“.

Por eso decidió plegarse a la protesta con el mismo empeño que los productores que sí trabajan y viven del campo. “Es que este problema está matando al pueblo“, grita.

Esto era el paraíso -dice-. Y ahora lo han convertido en un infierno. El pueblo había revivido gracias a la soja. Todos vivíamos de alguna manera de ese derrame. Los comercios, las industrias de maquinaria agrícola, los corralones de materiales, los estibadores, los peones, las inmobiliarias. Y ahora estamos con el agua al cuello“.

 

CADENA DE PAGOS

Aunque no estén, como Walter y otros muchos productores, en el piquete a la vera de la ruta, la mayoría de los vecinos de Arequito tiene una mirada similar a la suya. Todos están sufriendo, hoy, el corte en la cadena de pagos que comenzó a registrarse a partir de la medida de fuerza que mantuvieron en marzo pasado durante varias semanas las principales entidades del agro argentino.

Hoy, con el conflicto revivido a partir de los nuevos cortocircuitos entre las entidades y el gobierno, Arequito vuelve a sufrir.

Luis Majul (“como el periodista, pero más alto”, aclara) es propietario de una agencia inmobiliaria que se dedica a la compra, venta y alquiler de propiedades urbanas y de lotes en el campo ubicada en el centro de Arequito. Desde su negocio fue testigo privilegiado de cómo en pocos meses el pueblo entró en un parate preocupante.

“Se cortó la cadena de pagos y todos lo sufrimos. Se suspendieron un montón de negocios que hace sesenta días atrás andaban perfecto”, relata.

Majul lo explica claro. “Acá la soja funciona como un bien de pago. Todos los negocios que se hacen en el pueblo se pactan en base al precio de la soja. Es una manera de que nadie pierda. No es que las transacciones se hagan directamente en quintales, sino que se usa como medida para el valor de los bienes. Cuando se alquila un campo, por ejemplo, se alquila en equis cantidad de quintales”, detalla.

“Pero ahora, por el conflicto, no hay mercado. No se hace carga en los silos y cuando los productores llegan al puerto no tienen precio ni valores de referencia. Entonces la terminan vendiendo como pueden. Y eso genera un efecto que rebota sobre toda la economía de este pueblo. Pasa lo mismo en otros lados, pero yo sólo hablo de lo que sé”, dice, detrás del escritorio de su oficina.

Mientras habla, atiende varias llamadas telefónicas y, como si quisiera probar sus argumentos, repite el mismo discurso: “No, por ahora no pasa nada. Está todo parado. Hay que esperar y ver cómo evoluciona esto. Hablemos la semana que viene”, dice por el tubo.

Afuera, los comercios vuelven a abrir sus persianas después del receso del mediodía y esperan clientes que ya no llegan ni gastan como antes. En la ruta, los productores que mantienen el corte se preparan para la ronda de mates y ordenan los panfletos que reparten a los pocos automovilistas que pasan. En el campo, la imagen es la misma: el verde apagado de la soja ya cosechada, que espera volver a convertirse en el “milagro” que reviva al pueblo.

 

Fuente: Diario El Día

Anterior Publicidad de "La Anónima"
Próximo En busca del rumbo definitivo

7 Comentarios

  1. 29 de mayo de 2008

    Mi mensaje sobre elk conflico que esta pasando el pais, mas alla de lo que es Arequito, es una verguenza, se pelean los de arriba con los del campo y entramos todos en un conflicto que nos lleva a quedar en un estado de falta de alimentos, no pensemos en los grandes sino es los niños que con causa de los paros (los apoyo) no consumen lo necesario, que es carnes, y cereales…etc…mi apoyo esta con el campo, es mas ayer escuchaba el tema de La Sole “Zona Rural” y si la señora Cristina lo escuchara pero con el corazón estaria un poco mas del lado del pueblo “que supuestamente la votaron” cosa que tomo con pinsas….bueno ojala se solucione todo por el bien del pais…Un abrazo y estamos CON EL CAMPO!!!….Fuerza Sole!!

  2. 31 de mayo de 2008

    me gusta todo lo que ahace me gustaria saber cuando graba eso de mi tierra quiero saber hora y dia para ir al canal 7 con una amiga vale tierno

    gracia solee’Suerte jauregui partido de lujan

  3. diego
    2 de junio de 2008

    hola a todo el gobierno no sabe q hacer por culpa de cristina estamos como estamos no hace nada todo los gobiernos dicen mentira y roban todo lo q no cuesta no se para q la botamos a esta tura a fana todo el dia la poli tambien a fana yo vendo planta en calle ,y la poli a fana todo el dia pobres gauchos bueno un beso les dejo mi msn :diegxnavarro@hotmail.com un beso de diego de moreno bs as argentina espero q se arrege rapido todo esto y beso a sole

  4. 14 de junio de 2008

    La memoria me recuerda,festejos de dias patrios,igual a ,uniformes de gendarmes,militares,prefectura,base aerea etc,grandilocuentes discursos aburre-gente,de maestras,que a los años y con la historia conocida en el pais lamento no haberme revelado y quedarme a jugar en el barrio.Miro la represion a la gente del campo de trabajo,y comparo la inmundicia del campo de haraganes que goza cobijado en la Gran Perversa que tenemos por mandataria , en estos instantes rodeada,adulada,por los chupabotas de siempre D Lia,Moyanol,y otros tantos matones a sueldos,y guapos alquilados por hora,con los que cuenta hoy,mañana no se sabe.Pobre la gente toda de mi amada Patria Americana Argentina.¡¡¡Que domingo vamos a tener ¡¡¡¡
    Vos viste el campo de trabajo contales a los ignorantes,mi cariño Sole

  5. 8 de julio de 2008

    mi mayor respeto al campo va por el tema de que nunca nos toca un gobierno como la gente, siempre estan esperando ser votados, para derrocarnos al pueblo sacandonos lo ultimo que se nos podia sacar, yo no tengo campo pero el campo es el simbolo de nuestro pais, depsues hablan de democracia, pura burocracia para los k y su imperio, no dejemos de bajar los brazos, no dejemos de luchar, hoy podemos tener diferencias, pero cualquier persona que ha tenido un poco de sabiduria en su vida, el campo es la base de nuestro pais, sin el no somos alguien en el mundo, por eso y mucho mas sigamos adelante, y no olviden que una vez nos dijeron no nos iban a defraudar, y luego pasaron muchas aguas bajo el puente hasta hoy, pero otra vez fuimos engañados, no olvidemos, y tengamos mejor memoria, no hay derecho a regalar lo que muchos a brazo partido han podido tener, mas vale culturizen mejor a cierta gente, y denle lo que mas necesita, trabajo digno, y educacion.

    saludos, romina, casilda- santa fe

  6. pato v
    17 de julio de 2008

    vaya un gran saludo para el pueblo hermano de argentina . respecto por lo que estan pasando lo siento mucho . aqui en chile se ve por tv , como se riega con leche el campo o se limpian las calles de argentinas y ademas esta el video de como un tipo tiene q "ahogar miles de pollitos en estanques, por no tener que darles de comer ",.
    siempre en latinoamerica ocurre que hay un gobierno corrupto Y/O una clase dirigente de tipo acaudalada o rica que juegan con el pueblo , succionando todo el pais ( riqueza-naturaleza-gente) , solo para su propio beneficio .
    FUERZA ARGENTINA¡¡

    Y SALUDOS A LA SOLE PASTORUTTI .
    QUE NO CALLE NUNCA LA CANTORA .

    desde santiago de chile , orionpat74@gmail.com

  7. miguel
    18 de diciembre de 2008

    Respetuosamente creo que el problema es mucho mas gordo y profundo de lo que se está discutiendo. Aqui no se pone sobre la tabla el proyecto pais, sino las carencias sectoriales, no importa de que sector, pero las grandes manifestaciones de nuestra historia pasaron siempre por reclamos de sectores y nunca hubo detrás del reclamo un proyecto para el conjunto nacional, por supuesto integrado a una región /hoy mercosur).
    La sojización es un ejemplo de ello. Si la soja produce o produjo enormes ganancias, nuestro pais tradicionalmente agropecuario, pasa a ser exclusivamente sojero. En el proceso, mueren las economias regionales que acorde con sus propiedades climáticas, culturales y territoriales producen diferentes recursos. Claro, que también se desmonta y se tala a favor de la soja y en detrimento no solo de la economía, sino del medio ambiente, que a la postre nos entierra a todos. Sojeros y no sojeros.
    Yo creo que hay una enorme hipocresía por parte de las dos facciones en conflicto, tanto campo como gobierno. Ninguno dice la verdad, ninguno presenta una defensa hacia el futuro nacional. Cada uno mira su propio ombligo y pretende que el resto lo imite. Esa no es la forma de construir una sociedad, sino de continuar lo que se viene haciendo desde hace 200 años… Un comercio infame a pesar de la propia sociedad. No es tampoco un problema de campo o de rico o de pobre o lo que fuera. Insisto es un problema que se encuentra arraigado en nuestra propia naturaleza argentina. Somos así. Devastamos, enagenamos, corrompemos, mentimos y gritamos nuestra verdad a pesar de la verdad del otro.
    Atentamente.
    Miguel