Primeras repercusiones de Cosquín


“Y fue justamente Soledad la encargada de iniciar la brega cancionera. Solita con su guitarra que no tocaba y con un look de criollita sofisticada, la alguna vez llamada “el tifón de Arequito” fue sonoramente recibida por su hinchada, que como en viaje de egresados se divertía desde temprano en el corazón de la platea. Papelitos, globos blancos y celestes, cánticos y espuma loca. Lejos de las cifras vertiginosas de otras épocas, Soledad tiene su público, que la sigue, la mima y la construye.
Después de una balada de esas que le quedan bien, al grito de fiesta la cantora se entregó a la ráfaga de canciones, para abonar esa complicidad incorruptible que caracteriza la relación con sus fans. Entre otras cosas, brindó algunos ejemplos de récord de velocidad en chacarera y algunos hits como El bahiano, sentada desde su banqueta.
También estrenó una canción con su hermana Natalia y después de un popurrí de zambas y otras cosas más rítmicas se despidió con A don Ata, una perlita del folklore de poncho revoleado. Gritos, saltos, más papelitos y una más, a pedido del público. Palmas, papelitos, gritos y otra más, a pedido del público.”
LA VOZ DEL INTERIOR
_

La plaza Próspero Molina cubierta en un 80 por ciento, no tuvo el brillo de la primera noche, pero contó con el fanatismo griterío de la “hinchada” de la Sole, que no dejaron de gritar y vivar a su artista.

Arranco su presentación sólo con su guitarra y luego con su banda, más el siempre interesante aporte de su hermana Natalia, Soledad realizó un compilado de composiciones clásicas de su carrera, pero ante todo tuvo que sortear algunos embrollos en la parte del sonido que se fueron solucionando con el correr de las canciones.

Temas como “El bahiano”, “La fiesta”, “A Don Ata”, “Tren del cielo”, “Entre a mi pago sin golpear” y la “Chacarera de un triste” fueron los momentos más relevantes de su actuación.
CORRIENTES / CADENA 3
_

El festival, tuvo en esta oportunidad, la novedad que Soledad, considerada en su momento como el “tifón de Arequito”, tuvo la responsabilidad de realizar el grito característico del “Aquí Cosquín” e inmediatamente inició su show, que duró poco más de una hora. La plaza Próspero Molina cubierta en un 60 por ciento (alrededor de 6 mil personas), pero contó con el fanatismo y el griterío de la “hinchada” de la Sole, que realizó un compilado de composiciones clásicas junto a su hermana Natalia. Regalo frescura y todos sus hits.
LA RAZÓN

Anterior Cosquín, con sabor a poco
Próximo Se viene el casamiento...

1 comentario

  1. carito!
    23 de enero de 2007

    Dye, clarin sacó una nota buenisima! fijate para postear <a href="http://www.clarin.com/diario/2007/01/23/espectaculos/c-00705.htmhttp://www.clarin.com/diario/2007/01/23/espectacu… />besito!