César Isella. De nuevo estoy de vuelta.


Cesar Isella arremete nuevamente polémicamente con sus declaraciones. Que casualidad, justo está sacando un disco de su carrera y además un libro. ¿tendrá algo que ver esto? ¿no será que nos estamos promocionando y no encontramos otra forma? ¿Por que no habla de su trabajo enves de seguir con el tema Soledad-Mercedes Sosa? En fin, se acude nuevamente a sacar cosas viejas y ya gastadas en los medios que creo están más que claras.
En mi opinión, en un principio fue gran ayuda de la carrera de Soledad y eso está bien porque le dió el empujón principal que necesitaba. También es cierto que ella es quién es por su talento, no por el. Ella fue un gran negocio para Isella porque cobraba por ser el “padrino” y un día se terminó porque Soledad decidió tomar otro rumbo en su carrera, como todo acaba. Espero que deje de hacer declaraciones desde el rencor y ocupe su vida a la corta o larga carrera en la música que tiene por delante, que se dedique a escribir y cantar, que le sale mejor que hablar me parece. Me parece que a el le falta un poco de olor a choripán en su poncho…
Les dejo fragmentos de las declaraciones y saquen sus propias conclusiones:

Falta la tercera etapa: Soledad. Usted dijo que con Los Fronterizos no tenía una visión comercial del tema.

Y que apadrinó a mucha gente por amor al arte, pero con ella…Te puedo nombrar a un montón de artistas que apoyé ad honorem, excepto Soledad. Eso lo hice en función del pedido de la familia. Mirá, en 1994 Cosquín era un sello de goma: no iban ni los organizadores. En 1995 un núcleo de gente (Landriscina, Juan Carlos Saravia y otros) fuimos a poner el hombro para que se revirtiera esa situación. La municipalidad me dio a mí la peña oficial, y yo sólo puse como condición que priorizáramos a los jóvenes. Por ahí pasaron Luciano Pereyra, Los Tekis, Soledad… Cuando apareció la revoleadora de ponchos fue un escándalo: se alborotó todo Cosquín. En 1996 la subí al escenario principal, y cuando vuelvo a Buenos Aires el padre de Soledad me dice “Por favor, Don Isella, venga, lo estamos esperando que nos están llamando de todas las grabadoras”. No era mi oficio el de productor. Yo era secretario de Sadaic, cargo que me sacó mi vida de compositor e intérprete. Y lo de Soledad fue oxígeno para Cosquín. Bah, fue un despelote.

¿Entonces habría que decir que el renacer del folclore ocurrió gracias a usted?
No diría eso. Aunque me arrogo un papel muy importante: no quiero caer en la falsa modestia. Si Soledad no hubiera recurrido a mi experiencia de más de 40 años en esto, todavía andaría con el poncho con olor a choripán. Soledad no era nadie cuando la conocí. Yo la traje a Buenos Aires y la llevé con los mejores para que la prepararan: Susana Naidich, Aníbal Pachano, médicos… Entre 1997 y 1998 hizo casi 30 funciones en el Gran Rex, porque yo hice un estudio sobre lo que pasaba con Soledad en Buenos Aires. Y vendió millones de discos. Y eso que era una changuita a la que todo el mundo se le tiró en contra, porque gritaba, revoleaba el poncho… Y ahora a esos artistas los veo comiendo empanadas con ella. Soledad es una gran artista y tiene una larga vida por delante, como la que tuvo Mercedes Sosa.

Justamente, en ese período usted se peleó con Mercedes Sosa. Y después con Soledad. ¿No lo desprestigiaron esas polémicas?

A Mercedes Sosa la respeto como cantante, pero está enojada con la vida y es muy intolerante: tiene una actitud stalinista y acaparadora. La gente que trabaja con ella dice que es un infierno; yo ese infierno lo conozco, porque también trabajé con ella. Cuando uno no puede formar una bella familia, como la tengo yo, se enoja con el mundo. Y Soledad no terminó el contrato conmigo y no tuve otra alternativa que iniciar un juicio. Pero es un asunto del pasado.

¿No quedó mal parado en el ambiente musical con todo esto?

Esta es una sociedad enferma: acá nadie perdona al que le va mal, y al que le va bien tampoco. El problema fue que yo primero fui gaucho, después comunista y luego un capitalista con suerte. Vieron que con Soledad nos fue fantástico, que firmamos contratos exclusivos, filmamos películas, vendimos millones de discos, y dijeron ¿cómo a este le va a ir tan bien?. Pero yo no pudo perder tiempo explicando qué clase de tipo soy, si me quedé con la plata de éste o de aquél…
Anterior Festivales mayores
Próximo Agenda Enero

2 Comentarios

  1. Melina Bessone
    7 de enero de 2007

    hoooola!entro siempre aca y buen, hoy dejo mensaje!yo tambien me hice un blog pero esta nuevito por ahora =$si queres pasar o agregarme a los links, me encantaria!un beso!melin!

  2. Anonymous
    12 de enero de 2007

    Hola a todos… Bueno con respecto a las declaraciones del Sr.??? Isella.. Primero me parece muy de mal gusto q siga hablando de ese tema…q es con el unico tema del q le pueden seguir dando prensa.. Segundo: creo q esta a la vista q sole es una gran artista y q por eso hoy es lo q es (la mejor)… y no porq la haya subido al escenario mayor tuvo ese exito… porq lo iba a lograr con el o sin el. Creo que no hay dudas de que sole es una gran artista e interprete… y tercero: estoy de acuerdo de q al Sr. Isella le falta el olor a choripan en su poncho… bsos a todos!!! mari